El palo de amasar

De chicos cantábamos esta canción cuando íbamos de excursión con el transporte escolar:

"Chofer, chofer, chofer,

no mire para atrás

que ahí viene su señora

con un palo de amasar."

He aquí una versión griega sobre los usos alternativos del palo de amasar:

Arte callejero en Atenas

Curiosa "sagrada familia" en una pared de Atenas. El padre, en el vértice superior, tiene algo de profeta oriental y de bufón; nos mira fijo, mientras algo sale de su boca como si fuese un estallido. La madre, a la derecha, es un desnudo apenas esbozado con pinseladas negras; nos intenta seducir con la mirada y la sonrisa. Las llamas inmensas que salen de los rascacielos le cubren el vientre, sin dañarla. El hijo, a la izquierda, es un revolucionario en plena lucha. Lleva puesta una remera roja, como el fuego de la ciudad y la melena del padre. Con un pañuelo negro se ha recogido los cabellos para que no le molesten y, con el otro, se ha tapado la boca y la nariz, así no lo afectan los gases del adversario.