...corría la misma sangre.

Y. Seferis